Nadie estamos ajenos a lo sucedido en el conocido colegio en Monterrey, y pienso que también ya muchos tuvimos la oportunidad de ver lo crudo que puede ser la realidad de nuestra fragilidad como seres humanos.

Hoy en día, me pesa decirlo, pero ante una sociedad que ha perdido la capacidad de asombro, no sé si tu estés consternado, como lo estoy yo en este momento.

El simple hecho de conocer la noticia ya es fuerte, pero el ver la frialdad del hecho fue en verdad impactante.

Más allá del morbo o no, del amarillismo o no, hoy me quedo con algunas reflexiones sobre el hecho, tras haber visto el video antes de conocer la noticia.

Que debe estar pensando una persona, quien de forma premeditada ha tomado la decisión de quitarle la vida, no solo a su maestra, sino a sus compañeros, y más aún, a un ser humano.

Que desesperación puede haber en un joven que en tan hermosa edad, puede estar viviendo un verdadero infierno.

Quién en verdad está atrás del hecho, ya que hay un joven que le habla al asesino y aparenta darle la indicación antes de que éste inicie con su brutal acción. Ese mismo, joven nunca se inmutó ni se vio sorprendido después del hecho y sale después de recibir una llamada telefónica.

En que hemos estado pensando los padres, cuando en nuestras narices, nuestros hijos pueden estar perpetrando este tipo de hechos.

En que hemos estado ocupados los padres, que hoy no somos capaces de detectar en nuestros hijos, conductas extrañas que nos alerten sobre estas situaciones que, sin duda, pueden prevenirse.

En qué momento decidimos que ser amigo de nuestros hijos, era mejor que ser padre y ser un buen guía que limite y corrija a tiempo.

En qué momento, podemos ser tan descuidados como para dejar un arma al alcance de un joven o un niño, quien evidentemente conocía como manejarla.

Que sucede con nuestra sociedad que hoy hay grupos de odio, plenamente organizados y que pueden influir en mentes que no necesariamente son fuertes como para poder decidir entre lo que está bien y lo que nunca se debe hacer.

Qué pasa con ese temor a condenarnos ante el quebrantamiento del quinto mandamiento de la ley de Dios: “No matarás”

Que pasa por la cabeza de un padre, quien se dio cuenta de lo triste del actuar de quien hasta esa mañana era su hijo adolescente.

La verdad, es que es poco lo que se puede decir y mucho lo que se puede pensar.

Hoy por la mañana una amiga me envió un pequeño video de algunas frases reflexivas de películas y elegí una para postearla en mi Facebook y aquí se las comparto.

Todos tenemos luz y oscuridad dentro de nosotros, lo importante es la parte a la que obedecemos.
“La orden del fénix” Harry Potter

Que tangas un buen día.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>